El pobre Derrick Ferrari estaba muy aburrido estos días ya que su esposa se había marchado de viaje. En una de esas tardes solitarias, apareció en escena una amiga de su mujer, la rubia Stephanie West y no vino con buenas intenciones a casa de Derrick. Ella sabía que estaba pasando unos malos momentos este hombre y aprovechó esa debilidad para follárselo la muy lista.
Valoracion:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…
423 Visitas