Esta morena necesitaba un coche que la llevase a la ciudad. Por suerte para ella apareció un hombre latino el cual la llevaría encantado a donde quisiera, eso sí, este tio llamado Bruno Dickenz era un pervertido. Se paró en mitad del campo con la chica y le pidió que le hiciera una mamada o no la llevaría a ningún lado. Por ese motivo la pobre chica tuvo que aceptar la propuesta del hombre, porque se temía lo peor, que no la llevasen a ningún sitio…
Agregado el: 7 agosto 2017
Valoracion:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…
449 Visitas